Prepara tu hígado que llega la primavera

Nuestro organismo es un reflejo de la naturaleza que nos rodea y debe adaptarse a los ciclos que esta genera.

¿Por qué tenemos problemas digestivos?

Acidez, ardor de estómago, digestión pesada y lenta,  gastritis, ulceras gástricas, “malas digestiones”, dolor de estómago, gases, hinchazón de vientre, diarreas, enfermedad de Crohn, colon irritable, etc.. etc…

Normalmente, para todos estos síntomas hay una o dos curas en la medicina oficial, que va del Almax al omeprazol y poco más.

Pero todos estos medicamentos solo alivian el síntoma y tendremos que depender de ellos toda la vida si no tratamos la raíz del problema.

Una de las causas más comunes radica en la alimentación. Ingerimos grandes cantidades de azúcar por medio de todos los azúcares que la industria añade a los alimentos, sobre todo los procesados. Si leemos bien las etiquetas, todos llevan algún tipo de azúcar o edulcorante y todos están autorizados como no perjudiciales para la salud en las dosis que marca la legislación.

Normalmente sobrepasamos en un 300% las recomendaciones de la OMS.

Refrescos, gominolas, mermelada, pasteles o galletas y otros que no solemos tener en cuenta como galletas saladas, cereales de desayuno, zumos de frutas comerciales, snacks, salsas como el ketchup, panes de molde, pizzas  y pan en general contienen una elevada cantidad de azúcares.

Otro aditivo verdaderamente dañino  es el GLUTAMATO MONOSÓDICO o GMS sintético.

El consumo excesivo de azúcares conlleva una dieta hipercalórica,  por lo que la principal consecuencia evidente es la ganancia de peso y, con ello, el mayor riesgo de padecer obesidad.

Un exceso de fructosa que suponga más del 10 % de la ingesta calórica total, se ha relacionado con un mayor riesgo de hipertrigliceridemia y con un mayor riesgo cardiovascular y  una intolerancia a la fructosa.

¿Por qué necesitamos tanto azúcar?

Nuestra primera alimentación es la leche materna que es dulce. A partir de ahí nuestro entorno se encarga de educarnos para que dependamos de lo dulce.

El estómago está relacionado con la nutrición, con la madre.

Cuando tenemos un problema acudimos a nuestra madre y si esta no está recurriremos a algo dulce…por lo que es muy fácil adquirir una dependencia del  dulce.

A nivel biológico, el exceso de dulce lleva consigo el desarrollo del hongo-levadura denominado cándida albicans con unas consecuencias nefastas para todo el sistema vital.  Este hongo crece y se desarrolla en el sistema digestivo en la medida en que ingerimos azúcares rápidos, edulcorantes, levaduras y productos fermentados, etc, creando un verdadero desastre a todos los niveles.

Hoy día proliferan las “panaderías” que hacen el pan al momento. Este pan se conserva a medio fermentar a una temperatura que impide que fermente y directamente va a horno saliendo así un pan calentito , que con los azúcares añadidos y los lacteos, lo hacen delicioso al paladar. A veces nos encontramos que este pan viene a medio cocer porque así no se endurece y dura más. De esta forma tenemos una miga de pan que es como una pasta. Como viene a medio fermentar, nuestro digestivo es el que se encarga  de completar la fermentación. De esta forma, la cándida Albicans irá creciendo más y más con la levadura que le aportamos.

La insulina es una hormona producida por el páncreas endocrino que transporta el glucógeno a la célula  para que ésta produzca energía. Cuando la cándida está suficientemente desarrollada, bloquea la insulina y con ello sobreviene el agotamiento y el cansancio por pérdida de energía. La reacción del sistema, al no tener energía, es convertir todos los hidratos en grasa por lo que sobreviene la obesidad.

En medicina biológica abordamos el tratamiento de la cándida con terapia Biomagnética, probióticos específicos y fitoterapia adecuada, además de una dieta equilibrada.

La eliminación de la Candida Albicans es la clave para tratar otra serie de problemas tanto digestivos como hepáticos, ansiedad, y muchos otros,  ya que si no tenemos energía nada funciona. La cándida Albicans ejerce un efecto barrera para cualquier tratamiento ya que lo bloquea.

Manuel J. Alvarez Rodríguez

Titulado superior en Naturopatía – Profesor de Kinesiología Aplicada

Director del Centro y Escuela de Terapias  “Casi Natural” en Madrid

Cofenat nº 3105  –  www.casinatural.com

Equilibrio Emocional con Kinesiología Aplicada

Arthur Schopenhauer dijo: “Toda verdad atraviesa tres fases: primero es ridiculizada; segundo, recibe violenta oposición; tercero, es aceptada como algo evidente”.

En estos últimos años hemos pasado de lo que se ha llamado el curanderismo (como forma ridícula de seguir la línea de lo natural)   a un ataque directo a lo que se denominan “Terapias Naturales” y tanto los que tienen el poder como los que manejan la información se encargan de instalar en la sociedad una creencia errónea ya que se maneja esa información sin lugar a réplica por parte de los atacados. Esto es lo que hacía la Inquisición en la Edad Media, que durante 400 años, EN NOMBRE DE DIOS” se quemaba a todo aquel que le llevaba la contraria a la SANTA IGLESIA”. Ahora se hace lo mismo pero “EN NOMBRE DE LA CIENCIA”.

Afortunadamente , y a pesar de la indefensión que todos los practicantes de estas terapia, la mayoría grandes profesionales, muchos científicos están dirigiendo su mirada hacia lo evidente y demostrando, desde la ciencia lo que en realidad es evidente.

El Dr. Bruce Lipton, Biólogo investigador de la Epigenética, Bradley Nelson, Greg Braden y una legión más, junto con muchos médicos de carrera que practican estas terapias naturales  evidencian este hecho.

Lo cierto es que en nuestro cerebro guardamos una serie de programas que manejan nuestra energía haciendo que ésta fluya o se bloquee y como consecuencia tengamos o no salud

Según  esto, en el momento que somos engendrados y hasta los seis años, grabamos en nuestro sistema el manual para el resto de nuestra existencia. De esta forma, el aprendizaje recibido y los mandatos parentales y de nuestro entorno condicionará nuestras experiencias. Pero lo importante es que estos programas y otros que acumulamos durante la vida, pueden ser eliminados para que nuestra energía fluya correctamente.

Por  medio de la Kinesiología Aplicada podemos determinar exactamente en qué momento se produce el Schok y aplicar la terapia adecuada. Esta técnica nace en EEUU en los años 60 y ha evolucionado hasta nuestros días de tal forma que, a través de una serie de test musculares; unos 50 músculos), podemos establecer un diálogo con el cuerpo de cualquier persona a través de una serie de estímulos que producen una reacción y por medio de esa reacción establecer el origen del problema ya que cada músculo de nuestro cuerpo está conectado directamente con un órgano de nuestro cuerpo. Así, el Psoas está ligado a Riñón de tal manera que si tenemos un problema en la rodilla, cadera o vértebra lumbar, puede estar relacionado con algún proceso renal. Pero el riñón no solo tiene una función fisiológica sino que además se relaciona con los miedos e indecisiones. En él se asienta el Qi ancestral según la M.T.C. que nos da seguridad en nosotros mismos.

UN CASO REAL; Una persona joven, 40 años,  acude a la consulta con un problema de hipertensión arterial (120/170) desde hace varios años que que no puede controlar con medicación. Por medio le la Kinesiología Aplicada, vemos que tiene un estado de alerta grande con exceso adrenalínico (lo que llamamos un vacío de Yin) y además adicción al dulce. También se detecta una cándida Albicans que causa la adición al dulce.

Después de tres sesiones y un control de la Cándida Albicans la  presión sanguínea se estabiliza en 88/128 .

El origen de la alerta que causaba la hipertensión era que en la adolescencia, a los 15 años no podía salir con sus amigos por imposición familiar, lo cual impedía la expansión del SHEN (corazón) causando así una represión de esta energía. Ello le llevó a lo largo de su vida a ser una persona nerviosa e inquieta a pesar de practicar técnicas de relajación como el Yoga y el Tai-chi.


Manuel J. Alvarez Rodríguez

Titulado superior en Naturopatía – Profesor de Kinesiología Aplicada

Director del Centro y Escuela de Terapias  “Casi Natural” en Madrid

Cofenat nº 3105

www.casinatural.com

Mamá, ¿me quieres?

Las madres creemos que queremos a nuestros hijos por encima de todo, o así nos han contado que debería ser, ¿no es cierto?. La idea de que estemos actuando de un modo incongruente con esa creencia acerca del amor maternal y de que se ponga en entredicho nuestro “sentir” nos hace “rebelarnos” de inmediato. En este breve artículo nos centraremos exclusivamente en el “sentir de las madres separadas/divorciadas en rencor y desamor y la repercusión en los hijos”.

 

 

La buena mirada de una madre es el motor que nos impulsa a la vida, sentirnos aceptados, acogidos y amados por ella nos abre las puertas a la buena relación con nosotros mismos y la buena relación con el Universo.

Las dificultades en la pareja, las discusiones, los desencuentros y finalmente las separaciones, en las que no hay respeto ni amor entre el hombre y la mujer, condicionan profundamente el “sentir” de los padres hacia los hijos.

Si la mujer no ha podido superar lo perdido o lo que cree que ha perdido al separarse de su pareja. Si siente rabia, dolor, rencor por los años invertidos junto a ese hombre, si siente que ha sido engañada, manipulada, empequeñecida, abusada o maltratada; de un modo consciente o no, puede trasladar esos sentimientos hacia los hijos frutos de esa unión rota.

El hijo de estos padres separados, en los que no hay respeto ni amor, casi siempre de un modo no consciente, va a sentir el rechazo que genera en su madre todo lo que viene de su padre.

Todo lo que viene de su padre, no es ni más ni menos que la mitad de esa persona, es la mitad de lo que el hijo es.

De su padre “viene” toda la energía, sabiduría y experiencia de su rama familiar, los abuelos, bisabuelos, ancestros.

Para la madre, la mitad del hijo refleja aquello de lo que quiere separarse e incluso en muchos casos, aquello que le gustaría que desapareciese, que dejase de existir o que nunca hubiera ocurrido.

 

Si el hijo preguntara al inconsciente de esa madre:

          Mamá, ¿me quieres?

La respuesta de ese inconsciente sería:

          Solo quiero lo que viene de mí, solo la mitad de lo que eres hijo mío.

          Solo amo de ti lo que viene de mi, de mi rama familiar, de mis padres, abuelos, bisabuelos y ancestros.

Solo amo de ti, aquello en lo que me reconozco.

          Rechazo en ti, tu otra mitad. Rechazo en ti, lo que tienes de tu padre, de mis ex suegros y de sus familias.

En ti veo a tu padre y solo puedo experimentar ese rencor, rabia, decepción y deseos de que no exista.

Hijo, no puedo amarte completo, no puedo amarte entero, tal y como eres.

 

Ese “sentir” consciente o no de la madre, es el responsable de un profundo malestar en el hijo, de una carga existencial que le impide amarse plenamente y recibir en su integridad su herencia ancestral.

Le separa emocionalmente de la madre ya que, al igual que el padre, se siente rechazado. En muchos casos le hace sentir enojo hacia ella, con la que comienza un doloroso juego de acercarse y alejarse en la necesidad de sentir su amor y a la vez saber que ese amor es perjudicial por que le aleja de su padre y de la mitad de si mismo.

Cuando en las Sesiones Individuales de Constelaciones Familiares observamos esa dinámica en la relación de la madre con su expareja y con el hijo fruto de ambos, casi siempre, suele darse una resistencia de la madre a aceptar ese rechazo y lo que nos está mostrando la constelación.

Las madres creemos que queremos a nuestros hijos por encima de todo, o así nos han contado que debería ser, ¿no es cierto? La idea de que estemos actuando de un modo incongruente con esa creencia acerca del amor maternal y de que se ponga en entredicho nuestro “sentir” nos hace “rebelarnos” de inmediato.

La madre se defiende con argumentos que, tras la evolución del proceso en la Sesión terapéutica, van cayendo y diluyéndose en una comprensión profunda y reveladora acerca de lo que una parte de ella misma ya conocía sobre la relación con su hijo pero que, hasta este momento en la sesión, se sentía incapaz de verbalizar y asimilar.

A partir de ese reconocimiento, se abre una luz de esperanza, un nuevo camino hacia la reconciliación y sanación de la relación.

 

Mª del Pilar Molina Ruiz

Terapeuta Transpersonal, Licenciada en Psicología.

Directora de “Casi Natural”

www.casinatural.com   –  Cofenat nº 5086

Gripe y alergias ¡Ahora es el momento!

Gripe y alergias ¡Ahora es el momento!

Los equinoccios (primavera y otoño) son especialmente favorables para que aparezcan en la población más casos de gripes, alergias y asmas.

En otoño entramos en un momento en que nuestro cuerpo tiene que aclimatarse al tránsito del calor del verano al frío del invierno. Este cambio de temperatura requiere que nuestro sistema inmunitario sobre todo esté fuerte ya que aparecerán innumerables agentes que pueden provocar una reacción violenta en el sistema.

 

¿Por qué se produce una alergia?

El sistema inmunitario es el sistema de defensa del cuerpo, que combate los

gérmenes. En las reacciones alérgicas, la sensibilidad del sistema inmunitario está alterada, por lo que responde de manera desmesurada a una “falsa alarma”.

 

ALERGIA ESTACIONAL: es inducida por esporas de hongos y por pólenes de árboles y de malezas, que actúan como antígenos y estimulan la inmunidad.

 

Síntomas: estornudos perennes, congestión nasal, exceso de mucosidad, prurito y conjuntivitis. Todo ello puede acompañarse de cefaleas frontales, irritabilidad, depresión, malestar general o insomnio e incluso pueden aparecer episodios asmáticos. Esto se debe a un exceso de histamina generada por nuestro sistema inmune como defensa excesiva ante agentes externos.

 

Hay dos causas principales:

  1. estrés mantenido durante tiempo, que debilita el sistema inmune y
  2. exceso de toxinas en nuestro organismo.

 

Esta segunda causa es muy clara al final del verano ya que muchas personas han sobrecargado su alimentación con exceso de toxinas.

 

Solución: Por una parte debemos fortalecer el sistema inmune con una fitoterapia adecuada, aplicando terapia biomagnética y reduciendo el estrés.

  

GRIPE: La gripe suele aparecer con síntomas parecidos pero con dolor muscular y fiebre.

 

La MTC (Medicina Tradicional China) nos habla de los terrenos biológicos implicados en estos procesos:

 

1.-   Inflamación por hipersensibilidad a toxinas víricas. Es decir, Calor Tóxico o Calor en Sangre, lo que señala una disposición biológica a respuestas inmunitarias exageradas. Este terreno señala una intoxicación importante en sangre.

 

2.-   Calor-Viento que ataca a músculos. Esto indica una sobrecarga tóxica de hígado principalmente y/o de pulmón.

 

3.-   Vacío de energía inmunitaria, deficiencia inmunitaria. Este es el caso de un excesivo estrés con posible agotamiento en suprarrenales.

 

4.-   Estancamiento de Mucosidades-Calor. En este caso las mucosidades no se eliminan correctamente a veces por falta de movilidad de líquidos corporales con implicación del Bazo y el Riñón.

 

Es muy importante equilibrar los drenadores: Intestino, Riñón, así como Pulmón e Hígado  para mantener el organismo en perfecto estado para evitar estos síntomas tan molestos que a veces se complican con efectos graves.

 

Con Kinesiología Aplicada, una Fitoterapia adecuada,Terapia Biomagnética y una Dieta correctora es la mejor forma de evitar todos estos problemas del cambio de estación.

 

Siempre lo mejor es prevenir y seguir los consejos de un profesional antes de que aparezcan los síntomas.

 

Manuel J. Alvarez Rodríguez

Titulado superior en Naturopatía – Profesor de Kinesiología Aplicada

Director del Centro y Escuela de Terapias  “Casi Natural” en Madrid

Cofenat nº 3105

www.casinatural.com

El Alma Atrapada, Terapia de Vidas Pasadas

El “atrapamiento” del Alma en experiencias de vidas anteriores puede producirse cuando la vivencia de la muerte del cuerpo es traumática o repentina. Liberar y recuperar esa energía es la clave fundamental en la Terapia de Vidas Pasadas.

 

El Alma vivencia a través de diferentes cuerpos un recorrido experiencial evolutivo. Gracias a este proceso integra, comprende, reconcilia, crea, expande y crece espiritualmente.

Somos un Alma que usa varios cuerpos, en vidas distintas, con papeles cambiantes, para nutrirse y experimentarse.

Esa Vida del Alma es atemporal, si al morir en un cuerpo no he podido completar y recoger toda la energía que deposité en él, por lo repentino de la muerte o por lo traumático de la misma, se produce lo el Dr. Cabouli denomina un “atrapamiento” del Alma, una parte de su energía permanece anclada a ese instante, a esa situación tal como si estuviera sucediendo en este momento.

En ese instante quedó atrapada en el dolor, la impotencia, el schock, el pánico, la frustración, el desamparo, la incomprensión, la ira, la culpa.

Por ello en la encarnación en un nuevo cuerpo, en un intento de recuperar la energía, el Alma reproduce esas sensaciones bloqueadas dando lugar a multitud de síntomas: bloqueo, culpa, miedo, ansiedad, fobia, enfermedad…

Síntomas que, al revisar las circunstancias experimentadas en este nuevo cuerpo,  la biografía de esta vida, no parecen tener sentido y sin embargo conectan y se justifican en un encaje perfecto con la experiencia en otro cuerpo en la que la energía se “atrapó”.

Ana nos cuenta en Consulta sentimientos que la acompañan “desde siempre, es como que todo es injusto y no entiendo las leyes de este mundo, estoy enfadada, me siento sola, en situaciones difíciles solo quiero encogerme”

En la sesión de Terapia de Vidas Pasadas, en estado expandido de conciencia, en una experiencia en otra vida:

Ana: Estoy en una mazmorra oscura, fría, de piedra. Solo veo una ventana con una reja muy arriba casi en el techo.

Soy una mujer, muy joven. Estoy sucia, tengo hambre, tengo frío (encogiendo el cuerpo en la postural fetal)… llevo una especie de saco que me cubre el cuerpo

Terapeuta: ¿Cómo es que estás en esa mazmorra?

A: Me han encarcelado porque he robado, solo algo para comer, algo insignificante, solo lo hice porque tenía hambre (solloza)

Me van a matar… no entiendo cómo van a hacerme esto… solo por un poco de comida… (llorando) van a ajusticiarme¡¡¡ (alzando la voz)

T: Avanza un poco más hasta el siguiente hecho significativo ¿qué está sucediendo?

A: Se abre una puerta, entran dos hombres… tengo miedo… me llevan, me cogen de los brazos… (susurrando)… me van a matar

Me sacan a un patio, y me suben a algo, donde hay una silla… hay un cura con sotana negra que me habla y reza

T: Si, sigue…

A: Me colocan algo que sujeta la cabeza… es como una diadema, ay, ay,  es … el “qarrote vil”, me tapan la cara… Dios Mío… No quiero morir… me van a matar

Acompañamos a Ana a revivir la experiencia hasta atravesar todas las etapas de esa muerte, tomando conciencia de cuáles son sus reacciones físicas, sensaciones, emociones y pensamientos durante el proceso de muerte y tras esta

También le ayudamos a que se fije en qué modo esta experiencia se refleja en las que cosas que ahora, como Marta, hace en su vida o aquellas que esta experiencia le ha impedido hacer.

Ana recupera toda la energía que estaba atrapada en ese cuerpo y concluye la sesión incorporándola a su Alma aquí y ahora.

Tras unas semanas, nos explica: “mi relación con el mundo es diferente, es como si me sintiera mas conectada, menos enfadada, mas tranquila. También he sentido que me abro mas con mis familiares y amigos”

Mª del Pilar Molina Ruiz

Terapeuta Transpersonal, Licenciada en Psicología.

Administradora  de “Casi Natural”

www.casinatural.com   –  Cofenat nº 5086