Llegando a la última capa. Kinesiología y origen de la enfermedad

 

Desde el año 1964 en que el Dr. Goodheart descubrió la Kinesiología Aplicada, muchas han sido las técnicas y terapias que se han ido integrando a la misma: Acupuntura, Medicina Tradicional China (MTC), Osteopatía, Reflexología, etc.

En la actualidad, y gracias también a la incorporación de la Terapia Biomagnética (Par Biomagnético) y la Descodificación Biológica, podemos llegar al momento original del conflicto que genera la enfermedad de una persona.

 

 

A lo largo de los siglos hemos desarrollado una serie de habilidades para la supervivencia que nos han hecho estar en la cúspide de la pirámide.

Desde muy antiguo existe un libro, el Kybalión, o libro de los siete principios, del que no conocemos  autor, que nos dice: “todo es energía”.

Los Lamas Tibetanos, desde siempre, afirman: “lo que vemos no es la realidad, estamos en el Maya”.

Finalmente, la física cuántica confirma todo esto diciendo: Todo es espacio vacío. La materia no existe.

Pero si observamos un poco vemos que tenemos:

Un cuerpo físico: es instintivo, reactivo, ante cualquier estimulo, a través de él experimentamos  placer, dolor, sensaciones que nuestra mente interpreta.

Una mente: donde generamos pensamientos. Dice el Kybalión: “todo es mente”.

Emociones: generadas por nuestros pensamientos.

La física cuántica confirma que tenemos dos emociones básicas: el miedo y el amor.

Estas dos energías se han medido y se ha visto que la energía del amor tiene una frecuencia muy corta (es decir, rápida) y la energía del miedo una frecuencia muy larga (muy lenta).

Por otro lado, se ha descubierto que en nuestro ADN tenemos 64 aminoácidos generadores de vida. Si no están activos sobreviene la muerte.

Estos aminoácidos son estimulados por medio de la energía del amor (ilusión).

La energía del miedo los desactiva.

Estas dos emociones básicas se generan en nuestra mente, que genera pensamientos y éstos a su vez generan emociones.

Las emociones en exceso o en carencia son la causa de la enfermedad.

En las medicinas más antiguas se consideran las emociones como las causantes de las enfermedades. En MTC se consideran cinco emociones básicas: Alegría, tristeza, miedo, angustia y ansiedad.

También está demostrado que en cada órgano podemos enquistar una emoción bloqueada durante mucho tiempo, que impide el correcto funcionamiento del órgano. Esto lleva a la enfermedad ya que este órgano dejará de funcionar o no tendrá un rendimiento óptimo a causa de su bloqueo energético.

Podemos ver, a través de la ley de los 5 elementos que unas energías dependen de las otras y a su vez unas son controladas por otras. Así, si el problema se manifiesta en estómago, éste podría ser el órgano pantalla que expresa un problema que viene de Hígado, Vesícula Biliar, ó riñón. Si el problema se manifiesta en hígado puede estar manifestando una energía bloqueada en Bazo ó en Pulmón, etc.

Por otra parte sabemos que emociones como la ira y la rabia se localizan en Vesícula Biliar, Infelicidad en Hígado, Miedos en Riñón, ansiedad por el futuro en Bazo, Alegría en Corazón, estar contento en Estómago, Culpa en Pulmón, y un largo etc.

Cuando una de estas emociones se bloquea en uno de nuestros órganos, éste deja de funcionar o funciona al 50%, ó pudiera funcionar en excesoproduciendo un calor que, a distancia atacaría a otro órgano.

Por ejemplo: Si una emoción se bloquea en hígado, se produce un estancamiento de la energía (Qi) del hígado. La sintomatologíai habitual son suspiros frecuentes, acidez, ardor de estómago, malas digestiones, diarreas, estreñimiento, dolor de espalda, mal humor, llanto frecuente, etc. Y también se produce calor y sofocos. Este calor es generado por el hepatocito que, para realizar su función, produce calor, y al estancarse la energía de hígado, no se refrigera suficientemente produciendo así un calor anómalo. Este calor a su vez puede producir un ojo rojo, problemas de piel, hepatitis, etc. si no hacemos que la energía estancada de hígado fluya.

Ahora bien, ¿cómo liberar esa energía bloqueada?

Desde hace bastante tiempo se vienen experimentado técnicas con más o menos éxito. Unas con un efecto duradero y otras con efecto puramente placebo o de cierta dependencia.

Nuestro cuerpo es la síntesis de nuestra mente.

Cuando se produce un bloqueo energético por un trauma, por ejemplo, nuestro sistema al completo tiene que reaccionar para poder sobrevivir. Para ello utiliza una serie de acciones, primero de compensación (proceso agudo) y luego de adaptación (se cronifica).

Un shok o un trauma, es una información que recibimos por sorpresa y que debemos adaptar para seguir sobreviviendo.

 

Tenemos 7 ordenadores que distribuyen la información que recibimos:

1 – ORDENADOR LOCAL: Representa la memoria ROM, nuestra herencia. El ADN. Nuestros antepasados. En cualquier ordenador la memoria ROM está constituida por los programas básicos que caracterizan a ese ordenador como máquina única.

2 – ORDENADOR ESPINAL. Rige el COMPORTAMIENTO. Se manifiesta en la longitud de las piernas. Evalúa los impulsos. Es el nivel de conciencia de las plantas. Tiene sentimientos.

3 – ORDENADOR ENDOCRINO. Longitud de los brazos. Controla las CAPACIDADES. Glándula TIMO.  Está muy relacionado con la Auto-Estima: valgo para esto, valgo para aquello, no sirvo para tal cosa, me siento incapaz… el otro es mejor que yo…

4 – ORDENADOR PRINCIPAL: Las CREENCIAS. Paladar duro. El Gurú de una secta puede quitar la identidad de la persona. Aquí es donde se sitúan los sistemas de creencias rígidos. Hay problemas de ATM (articulación temporo mandibular).

5 – ORDENADOR MAESTRO: La IDENTIDAD. Paladar Blando. Este es el nivel del hombre con identidad propia. Aceptación de como se es. No hay sistema de creencias y los niveles instintivos fluyen adecuadamente (emociones, etc.). Es el hombre que habla. Puede sentir cosas y elegir su libertad.

6. TELEPATÍA. Es el ordenador de la COMUNICACIÓN, el entendimiento sin palabras. La apertura hacia los demás. Está relacionado con la glándula Hipófisis. El tercer ojo.

7. CLARIVIDENCIA. La conexión con el Ser, con la ENERGÍA CREADORA. Relacionado con la glándula Pineal. En este plano estamos todos unidos.

 

Equilibrar estos 7 ordenadores necesita herramientas precisas y personal cualificado. Terapeutas verdaderamente evolucionados. No podemos dar palos de ciego.

Una de las herramientas que podemos utilizar es la Kinesiología Aplicada, basada en el test muscular. Desde 1964 en que el Dr. Goodgeart descubrió la relación de cada músculo con un órgano y todos los descubrimientos posteriores (Dr. Chapman, Bennet y muchos otros) gran cantidad de terapeutas utilizamos esta técnica para dialogar con el cuerpo a niveles muy interesantes.

De esta forma el test muscular se ha convertido en el Polígrafo del cuerpo.

 El método: Para empezar a preguntar debemos poner nuestro Reloj Biológico en hora. Si no lo hacemos en inicio es posible que nuestro cuerpo tenga una compensación que impida contestar el resto de preguntas ó nos de respuestas erróneas. Esto lo haremos por medio de  un músculo homeostático que utilizaremos como indicador.

Con el test muscular (al menos 42 músculos). Descubrimos dónde está el bloqueo, en qué órgano o parte del cuerpo. Por medio de mudras averiguamos a qué nivel está el problema:

Hay un mudra para cada aspecto: Físico, químico, emocional, estructural, energético.

El mudra primero es el llamado de Prioridad. Si el problema no es prioritario no lo trataremos.

Utilizando distintos puntos de acupuntura averiguamos cuál es el tratamiento más idóneo.

De esta forma vamos abriendo puertas equilibrando estos cinco planos.

Cuando existe un bloqueo, trauma, shok, etc. Uno de los Hemisferios cerebrales se bloquea y el otro hemisferio realiza el trabajo de ambos. Por lo tanto hay que desbloquear el hemisferio bloqueado si queremos seguir profundizando.

Así vamos “abriendo puertas” con Terapia biomagnética, Preparados fitoterápicos, Osteopatía, Espagyria, Flores de Bach, etc hasta que llegamos al punto del momento del trauma que puede estar en una edad concreta de nuestra vida. Este puede ser un conflicto estructurante o programante o en el que se desencadena la enfermedad.

Aquí interviene la Descodificación Biológica-Emocional (Transgeneracional, PNL, Hipnosis) que nos ayudará a soltar la emoción bloqueada, “tomar consciencia” y  liberarnos definitivamente de la enfermedad.

 

1 – Descubrir la causa del bloqueo energético.

2 – Tratamiento adecuado.

3 –  Toma de conciencia.

4 – Cambio en la vida de la persona.

 

Si no hay cambio realizaremos un nuevo proceso de adaptación y volveremos a la enfermedad pasado un tiempo.

[call_to_action]

Manuel J. Álvarez Rodríguez

Director de Casi Natural

Titulado Sup. en Naturopatía – Profesor de Kinesiología Aplicada

[/call_to_action]