Entradas

¿Por qué tenemos problemas digestivos?

Acidez, ardor de estómago, digestión pesada y lenta,  gastritis, ulceras gástricas, “malas digestiones”, dolor de estómago, gases, hinchazón de vientre, diarreas, enfermedad de Crohn, colon irritable, etc.. etc…

Normalmente, para todos estos síntomas hay una o dos curas en la medicina oficial, que va del Almax al omeprazol y poco más.

Pero todos estos medicamentos solo alivian el síntoma y tendremos que depender de ellos toda la vida si no tratamos la raíz del problema.

Una de las causas más comunes radica en la alimentación. Ingerimos grandes cantidades de azúcar por medio de todos los azúcares que la industria añade a los alimentos, sobre todo los procesados. Si leemos bien las etiquetas, todos llevan algún tipo de azúcar o edulcorante y todos están autorizados como no perjudiciales para la salud en las dosis que marca la legislación.

Normalmente sobrepasamos en un 300% las recomendaciones de la OMS.

Refrescos, gominolas, mermelada, pasteles o galletas y otros que no solemos tener en cuenta como galletas saladas, cereales de desayuno, zumos de frutas comerciales, snacks, salsas como el ketchup, panes de molde, pizzas  y pan en general contienen una elevada cantidad de azúcares.

Otro aditivo verdaderamente dañino  es el GLUTAMATO MONOSÓDICO o GMS sintético.

El consumo excesivo de azúcares conlleva una dieta hipercalórica,  por lo que la principal consecuencia evidente es la ganancia de peso y, con ello, el mayor riesgo de padecer obesidad.

Un exceso de fructosa que suponga más del 10 % de la ingesta calórica total, se ha relacionado con un mayor riesgo de hipertrigliceridemia y con un mayor riesgo cardiovascular y  una intolerancia a la fructosa.

¿Por qué necesitamos tanto azúcar?

Nuestra primera alimentación es la leche materna que es dulce. A partir de ahí nuestro entorno se encarga de educarnos para que dependamos de lo dulce.

El estómago está relacionado con la nutrición, con la madre.

Cuando tenemos un problema acudimos a nuestra madre y si esta no está recurriremos a algo dulce…por lo que es muy fácil adquirir una dependencia del  dulce.

A nivel biológico, el exceso de dulce lleva consigo el desarrollo del hongo-levadura denominado cándida albicans con unas consecuencias nefastas para todo el sistema vital.  Este hongo crece y se desarrolla en el sistema digestivo en la medida en que ingerimos azúcares rápidos, edulcorantes, levaduras y productos fermentados, etc, creando un verdadero desastre a todos los niveles.

Hoy día proliferan las “panaderías” que hacen el pan al momento. Este pan se conserva a medio fermentar a una temperatura que impide que fermente y directamente va a horno saliendo así un pan calentito , que con los azúcares añadidos y los lacteos, lo hacen delicioso al paladar. A veces nos encontramos que este pan viene a medio cocer porque así no se endurece y dura más. De esta forma tenemos una miga de pan que es como una pasta. Como viene a medio fermentar, nuestro digestivo es el que se encarga  de completar la fermentación. De esta forma, la cándida Albicans irá creciendo más y más con la levadura que le aportamos.

La insulina es una hormona producida por el páncreas endocrino que transporta el glucógeno a la célula  para que ésta produzca energía. Cuando la cándida está suficientemente desarrollada, bloquea la insulina y con ello sobreviene el agotamiento y el cansancio por pérdida de energía. La reacción del sistema, al no tener energía, es convertir todos los hidratos en grasa por lo que sobreviene la obesidad.

En medicina biológica abordamos el tratamiento de la cándida con terapia Biomagnética, probióticos específicos y fitoterapia adecuada, además de una dieta equilibrada.

La eliminación de la Candida Albicans es la clave para tratar otra serie de problemas tanto digestivos como hepáticos, ansiedad, y muchos otros,  ya que si no tenemos energía nada funciona. La cándida Albicans ejerce un efecto barrera para cualquier tratamiento ya que lo bloquea.

Manuel J. Alvarez Rodríguez

Titulado superior en Naturopatía – Profesor de Kinesiología Aplicada

Director del Centro y Escuela de Terapias  “Casi Natural” en Madrid

Cofenat nº 3105  –  www.casinatural.com