EL MIEDO A LA MUERTE “ABHNIVESA”

Dificultad, incomprensión, depresión, vacío, rechazo, negación… ante la idea de la propia muerte y de la muerte de los otros, ante la desaparición, y también ante el salto a lo desconocido.
blog-casinatural-el-miedo-a-la-muerte-Adhnivesa

Contemplo fotos, en blanco y negro, de esas que guardaba mi madre en una caja que no sé bien por qué he heredado, con escenas de personas que ahora en su mayoría no están entre nosotros.

Mi mente “revoltosa” dice: “han dejado de existir” “están muertos” y  “ese es el destino que te aguarda”…    siento escalofríos.

Una reacción física a una idea que sugiere la desaparición de mi propia mente, mi cuerpo, mi personalidad y de la experiencia de mi misma, aquí y ahora tal y como me reconozco.

Es mi ego, mi ego individual. Este es el que siente

Miedo a la muerte, a la desaparición, miedo a la no existencia, a no ser.

Ese miedo está impreso en nuestro organismo, es la pura supervivencia, es un instinto, un apego a la vida,  el “Abhnivesa”, una de las 5 “Kleshas” (causas del sufrimiento) planteadas por Patanjali en su Yoga-Sutras.

Son las aflicciones que perturban nuestra Conciencia, y ese miedo a dejar de existir es uno de los retos que en la experiencia humana nos plantea más dificultad.

Dificultad, incomprensión, depresión, vacío, rechazo, negación… ante la idea de la propia muerte y de la muerte de los otros, ante la desaparición, y también ante el salto a lo desconocido.

Y, a la vez, es una maravillosa herramienta que, como el Dolor, juega un papel fundamental en el desarrollo, experimentación y crecimiento del Alma del Ser Humano en esta etapa de su existencia.

Nuestro Espíritu en estos tiempos, se encuentra en una “profunda inmersión en la materia”.

En este periodo, las sucesivas encarnaciones de nuestra Alma son un recurso evolutivo para extraer toda la riqueza experiencial de la vida en este planeta.

Estamos sometidos a procesos universales, de causa-efecto (karma) que para nuestra mente concreta, nuestro pequeño ego, resultan inabarcables e inconcebibles.

Trascender el ego individual, no identificarnos con esas ideas de la mente “revoltosa”, es la tarea que todos tenemos por delante.

Aunque, si queréis darle argumentos a esa “loca de la casa”, como la llamaba la Santa Teresa de la ciudad amurallada, podéis planteadle lo siguiente:

“basarme solo en tus ideas, no puede servirme de mucho, ya que si observo la vida y la naturaleza, veo como todo en ella es un fluir cíclico de muerte y renacimiento

“¿siente la hoja del árbol escalofríos al desprenderse de la rama?, ¿se estremece el capullo tras el vuelo de la mariposa?”

“¿necesita el árbol y la mariposa de los restos de aquello de lo que se han desprendido y dejado atrás?”

Hoja, capullo, cuerpo físico, son instrumentos de algo mas grande y esencial:  el árbol, la mariposa, el Alma.

Absurdo es pretender que esta materia que compone nuestro cuerpo y que este pequeño ego (energético, emocional, mental) con el que ahora nos sentimos identificados no va a estar sujeto a las mismas leyes que conforman lo que nos rodea y sustenta.

Desprendernos del Apego a esta vida y abrirnos y entregarnos con absoluta confianza a la VIDA es el salto y proceso en el que estamos trabajando juntos los humanos.

La idea de separación que nos impone la mirada desde nuestra actitud egoica produce sufrimiento que, finalmente, por difícil y terrible que en muchas ocasiones se nos presenta, se revela como herramienta para ayudarnos a soltar ese apego.

El proceso de duelo, de la pérdida de uno mismo, de la propia personalidad, así como de la pérdida de nuestros seres queridos se nos presenta, desde la visión integradora y trascendente de nuestra Alma, como recurso y bálsamo sanador.

Desde la conexión con que todos formamos parte de algo Superior que regula y sustenta el ciclo de la Humanidad y que la Muerte, no es mas que un proceso evolutivo dentro de ese ciclo, mi pequeño ego y mi cuerpo calman los “escalofríos” y se dejan envolver en el abrazo cálido de la energía esencial que nos une y nutre.

“Tan pequeños en este inmenso Universo” e igualmente ordenados y acogidos en amorosa energía en los procesos de vida y muerte en los que en esta experiencia Álmica nos hemos aventurado.

Pilar Molina Ruiz
Pilar Molina Ruiz
Terapeuta Transpersonal, Licenciada en Psicología. Directora de Casi Natural www.casinatural.com – Cofenat nº 5086

Seguir Leyendo Post:

Artículos por categorias

Buscar en el Blog

Artículos Relacionados

blog-casi-natural-hombre-excluido-detras-de-cristal-opaco

Un caso de Sentimiento de Exclusión

El caso que os presento en esta ocasión es el de un hombre al que llamaremos “Gabriel” que acude a mí por recomendación de nuestro naturópata, al que visita habitualmente en la consulta que ofrece en nuestro centro de terapias.

Leer más »

Un caso de Pesadillas de Secuestro y Violación

Hoy nos ocupamos de otro caso y llamaremos de nuevo “Blanca” a la clienta que acude a mi consulta recomendada por su tía que ha participado en talleres y monográficos de Constelaciones Familiares de los que imparto habitualmente y en sesión individual.

Leer más »
blog-casi-natural-soldados-de-la-division-azul-campo-incosciente

Un caso especial de fantasma: el síndrome del yacente

El caso que hoy nos ocupa se refiere a una clienta que llamaremos Blanca para preservar su anonimato.
Blanca contacta conmigo, como la mayoría de mis clientes, a través de la recomendación de otra persona amiga suya que me conoce desde hace años.

Leer más »
blog-casi-natural-familia-tras-hacer-constelacion-familiar-casi-natural

Constelaciones Familiares, ¿qué pasa después?

Cada día son más las personas que se acercan a nuestro Centro de Terapias “Casi Natural” en Madrid solicitando la Terapia de Constelaciones Familiares: en una sesión individual (presencial u online) o en un Taller en Grupo y muchos son también los que deciden formarse como terapeutas o facilitadores de la técnica.

Leer más »